LA EDUCACIÓN EMOCIONAL, UNA HERRAMIENTA PARA EL FUTURO Y EL ÉXITO

by | Abr 26, 2021 | Sin categoría

Las emociones, también denominadas como “el corazón de la mente”, son movimientos de energía ocasionadas por ideas, experiencias y pensamientos, convirtiéndose en un aspecto fundamental de la vida, e influyendo significativamente en su desarrollo. Desde inicios del siglo XX se comenzó a relacionar las emociones con la pedagogía, lo que permitió que se generarán cada vez más estudios en este campo, dando paso a la denominada “educación emocional”.

La cual consiste en un proceso educativo que pretende potenciar en las personas el desarrollo emocional, como un complemento del desarrollo cognitivo, permitiendo adquirir habilidades para afrontar retos de manera más efectiva, e incrementando el bienestar personal y social. La ausencia de educación emocional puede generar inestabilidad social y personal, especialmente en niños, niñas y adolescentes, que aún están forjando su personalidad. 

Lucas Malaisi, Psicólogo y Pedagogo que trabaja en la gestión de las emociones desde la educación primaria en Argentina, afirma que “El 80% del desarrollo de una persona depende de las habilidades emocionales. En el siglo XXI padecemos el analfabetismo emocional, que se ve reflejado en el consumo de drogas, la violencia, el índice de abandono escolar, suicidios, delincuencia y otros temas que tienen por eje la mala gestión de las emociones. Esto es lo que viene a hacer la educación emocional: dar explicaciones de cómo funcionan las emociones y cómo gestionarlas para evitar todo ese tipo de tópicos hacia el futuro.

Y ¿esto qué tiene que ver con la infancia? La respuesta es: ¡todo! Si bien es cierto que la personalidad, o como muchos psicólogos la denominan,el  “temperamento” se encuentra en permanente evolución, esta primera etapa es clave para el desarrollo no solo de habilidades cognitivas, sino también de habilidades motrices. Los niños y niñas se encuentran expuestos a múltiples  escenarios, que ponen a prueba su comportamiento y su respuesta al mundo, es por esto que debemos guiarlos en el proceso de identificar y entender sus emociones,  preparándolos en  la toma asertiva de decisiones.

 

Un ejemplo de ello es Uruguay, donde en el año 2019 se implementó en 40 colegios, privados y públicos, un programa de educación emocional, con el propósito de preparar a los alumnos para el ámbito laboral. Reconociendo que aunque el proceso educativo formal es importante e indispensable, siempre  debe ir acompañado de la educación emocional, buscando darle a las niñas, niños y adolescentes las herramientas para saber enfrentar situaciones como obstáculos, crisis, fracasos, entre otros, como lo expuso Ilan Bajarlia, fundador de la Asociación Civil Emocionarte: “Te puede haber ido muy bien en la universidad. Pero de qué te sirve si luego fracasas en un trabajo y no tienes la capacidad de seguir adelante porque te frustras o tienes problemas de autoestima”.

 

Por medio de la educación emocional las niñas y niños podrán desarrollar habilidades necesarias para la vida como la empatía, la asertividad, la comunicación, agilidad en la resolución de problemas y trabajo en equipo. Es asì que ya  varias instituciones educativas han han actualizado su modelo pedagógico, incluyendo a la educación emocional como parte fundamental del pensum, por lo que vale la pena resaltar algunos de esos esfuerzos que se han dado a lo largo de los últimos años, y que han impactado muchas generaciones de niños y niñas en Colombia.

 

Este es el caso del Colegio Gimnasio Moderno, donde han implementado metodologías que varían dependiendo del curso  y que incluyen prácticas como:  meditación,  relajación, escucha activa de música, cartas de gratitud, diarios de emociones, charlas de neuroplasticidad, reflexiones sobre la felicidad y sobre las situaciones de la vida, identificación de emociones, ejercicios de escucha activa y profunda, entre otros. Con estas acciones pretenden no solo desarrollar la parte intelectual de los estudiantes sino todas las dimensiones del ser, cultivando la felicidad, el bienestar y la psicología positiva. Además, al incluir dichas actividades en la vida cotidiana de sus estudiantes,  generan espacios no sólo de reflexión sino de conciencia en el trabajo emocional,   lo que abre no sólo las puertas para el trabajo introspectivo,  sino también para el trabajo conjunto con más adultos y cuidadores.

 

De igual forma, el Colegio de Valores Humanos Sathya Sai, tiene su pensum dirigido a la educación emocional, aquí los niños y directivos comienzan su día con meditación, reflexión en silencio y ejercicios de respiración, implementan asambleas matutinas donde por medio de cantos y conversatorios fortalecen la comunicación entre estudiantes y docentes. Así mismo, los niños deben tener un diario en el que registran sus emociones, aprendizajes, inquietudes e introspecciones  relevantes. Dichos esfuerzos pueden verse reflejados no sólo en la actitud de los estudiantes hacia su carga académica, sino también hacia la conciencia de la cotidianidad del ser, de la que mucho se ha hablado,  y en la se podría resaltar justamente el papel de la emocionalidad en la construcción de los individuos conscientes de su ser no físico, y de cómo este tiene fuertes implicaciones en el desarrollo de la personalidad. 

 

Es de resaltar los esfuerzos de algunas instituciones educativas por generar un desarrollo emocional paralelo y complementario al académico, y que propone formar estudiantes e individuos mucho más integrales, conscientes de su emocionalidad y de las consecuencias que esta tiene en su desarrollo, pensando en la educación emocional como parte activa del sujeto, la cual  requiere, al igual que cualquier habilidad motriz o cognitiva, un arduo trabajo para su desarrollo, y un enfrentamiento del individuo a distintos dilemas no sólo morales sino valorativos que podrán dar paso  al surgimiento de líderes con este tipo de desarrollos,  y por qué no, pioneros en esta metodología de enseñanza.

1 Comment

  1. Admin_RafaelPombo

    as

    Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *